Tattoo hecho durante la Convención de Milán por Javier Rodríguez.