Ya eran casi las doce de la noche cuando Javier Rodríguez cerró el primer día de Convención en Milán.