Jon Pall nunca había hecho hasta el momento ningún tatuaje con esta temática y, se moría de ganas de hacerlo. A la vista está que el resultado fue increíble.